El placer de detener el tiempo

Los placeres más gratificantes de la vida se esconden en pequeños detalles o en costumbres ancestrales. En gestos tan sencillos como permanecer reunidos ante la mesa tras una comida, alargando las sensaciones, deteniendo el tiempo, paladeando a fuego lento los sabores al calor de la mesa y de una buena conversación.

0

En esencia

1 / 2

Descubre nuestras marcas

Descarga la APP de Meliá en IOS y Android para conseguir una mejor experiencia móvil